HERMOSILLO, SONORA GNOSIS

SALA DE CONFERENCIAS JESOD

 

  DOMICILIO:

 

CALLE SERDAN 13

ENTRE BENITO JUAREZ Y PROF. HORACIO SORIA.

COLONIA CENTRO. HERMOSILLO, SONORA. 

 

TELEFONOS

   

 Asociación:

 

213-72-24

 

Celular

 

044 662 937 91 68

 

Por que la salud es primero!!! Te esperamos TODOS LOS DIAS!!!

V.M. SAMAEL AUN WEOR EN HERMOSILLO SONORA:

V.M. Samael Aun Weor y V.M. Gargha Kuichines
V.M. Samael Aun Weor y V.M. Gargha Kuichines

 

 

                   EL CÓNDOR:

 

Poesía recitada por el Maestro Samael Aun Weor

en una fiesta ofrecida en el hotel Internacional de

Hermosillo, Sonora; el día 12 de febrero de 1977.

 

  

El Cóndor, ya viejo y desplumado

que contempla la bóveda vacía

con tan honda y tenaz melancolía

Cual si estuviera allí petrificado

Ya no puede volar, y cuando empieza

una blanca nube a cobrar la altura

envidioso la mira y con tristeza inclina taciturno la cabeza

sobre la roca inconmovible y dura.

Sirve de escarnio a los demás Cóndores

que habitan en la roca de granito

y que del hondo espacio triunfadores

bañan sus cuellos en mares de colores

al desgarrar la aurora del infinito.

En la noche, en los hondos agujeros de su peñón,

donde las brisas suaves se refugian

el sueña cosas graves ya que eleva en el aire a los corderos

ya que agarra en las nubes a las aves.

Más envía alas compungido

y no hay en ellas ni siquiera rastros

de aquellos tiempos en que hubiera hasta podido

colgar su enorme y silencioso nido

de las rubias pestañas de los astros

Cuando al rugir el rey de los titanes,

el hondo mar que eterna rabia alienta

y el gabarro ignoto los volcanes

por sentir estertores de tormenta

y escuchar aleteos de huracanes.

Cuando la vida de luz y ambientes puros

del sol siguiendo su luminoso paso

iba alumbrando sus ojos verdes oscuros

en los rojos incendios del ocaso

Yo conozco un poeta como aquel cuya presencia

es un mismo escombro del pasado, no fue devorado.

Hoy vive atado a la roca fatal de la impotencia

Perdóname tú, poeta que sea atrevido

ni quise herirte fungidos rostros

si puedes volar, no estás vencido

aunque no puedes colgar tu enorme y silencioso nido

de las rubias pestañas de los astros.

 

He dicho:  Samael Aun Weor.

 

TOMADO DEL LIBRO ELEMENTO-TERAPIA Y RITOS LAMAICOS
 POR EL V.M. GARGHA KUICHINES.